viernes, 15 de mayo de 2009

"Divide et Impera", El Pacto Fernández-Vargas Maldonado

Leonel Fernández Reyna ha sido, desde su ascensión al poder en 1996, uno de los políticos más sagaces con que cuenta la política dominicana reclamando para sí el título de heredero del balaguerismo. Una y otra vez ha tenido la visión para saber por donde soplan los vientos del devenir político criollo, y con una exquisita jugada a logrado siempre acomodarse a los tiempos por venir. En el 1996, en el 2000, en el 2004, en el 2008, una y otra vez sus contrincantes han caído al no poder prever que lo que para ellos era el presente no era más que el resultado de una jugada hace ya tiempo planificada por Leonel.

Desde los años de la República de Roma, el Senado se dio cuenta que la forma más viable de mantener el control sobre Italia era estableciendo un sistema de dependencia y de separación, mediante el cual todas estas “Provincias” sostenían relaciones solo con Roma y no entre ellas. De esta manera se evitaba que pudiera surgir un consenso encaminado a la rebelión o a la desobediencia, como ya había pasado en los tiempos de la primera invasión Gala. Esta política de “Divide et impera”, aunque no establecida de derecho, existía como una forma de degastar al enemigo, evitar que se hiciera fuerte y por último absorberlo dentro del todo cultural-cívico romano.

El pacto Fernández-Maldonado es un vivo ejemplo de la máxima divide y vencerás, me explico. El Presidente no cuenta con la mayoría calificada para imponer su des-constitución (140 legisladores), el PRSC (sigh) totalmente ajeno a su condición real y a su desaparición inminente trató de jugar a la política como si fuera una fuerza a tener en cuenta. Que hace el Presidente Fernández, se une a su contrincante Vargas Maldonado, ofreciéndole todo aquello que no le afecta para que este con sus 61 legisladores MVMistas/que no perredeistas, lo apoye.

El Presidente Fernández entiende que al hacer un pacto con Vargas Maldonado a espaldas del PRD, siembra la discordia en un partido que se encamina a un proceso de convención y en el cual el liderazgo se encuentra en un proceso de reestructuración. Juega con el egocentrismo y la vanidad de Vargas Maldonado, tendiéndole la mano y aceptándolo como interlocutor válido de todo un partido, solo por contar con unos cuantos legisladores que le pertenecen más por conveniencia que por lealtad. El Presidente sabe que al empujar a Vargas Maldonado a pactar con el, quien sale reforzado es él mismo al presentarse una vez más como el Presidente conciliador que siempre busca el dialogo, mientras que Vargas Maldonado a lo interno de su partido queda como un egocéntrico vanidoso que actúa como rey del partido aún antes de ganar.

Fernández no ha perdido nada en este pacto ya que los temas más sensibles realmente lo benefician.

Reelección: El Presidente Fernández sabe que el acuerdo lo faculta para reelegirse en el 2012 y sabe que ningún país aguanta un mismo presidente por 16 años. En su defecto, dependiendo de cómo se encuentre el desgaste de su gobierno para el 2012, podría decidir tomarse un descanso de 4 años y participar de nuevo en el 2016. Vargas Maldonado por su parte ha logrado la habilitación del único candidato que podría derrotarle en lo interno del PRD, Hipólito Mejía; quien, a diferencia de Vargas Maldonado, sí es un político.

Jus Solis+Jus Sanguinis: El Presidente Fernández es demasiado sabio y sabe que al final de la noche no importa si es por sangre o por nacimiento, esto es un dulcito que le ofrece a Vargas Maldonado para que pueda declarar que ha salvado el pensamiento de Peña Gómez al introducir la nacionalidad por nacimiento.

Unificación de las Elecciones Congresionales: El Presidente Fernández cuenta con el control del Estado y de todos sus fondos y su gran capacidad mediática y está apostando a repetir en el congreso, si no con la misma contundencia que en el 2006, con la suficiente para mantener una mayoría que le permita gobernar y hacer ingobernable cualquier gobierno que surja de las presidenciales del 2012. Por esto también mantiene congelada la cantidad de Diputados dándoles un dulcito a los suyos, mientras menos son mayor es la tajada del pastel. Vargas Maldonado no recibe absolutamente nada en este punto, ya que quien gana, en todo caso, es el PRD quien podrá contar con la posibilidad de imponer una mayoría en el congreso si puede vencer a la gran maquina estatal.

Al final, el Presidente Fernández sabe muy bien que el pacto firmado por Vargas Maldonado no es vinculante con el PRD y por tanto que este creará no pocas ronchas a lo interno y entre la base que inmediatamente verá en Vargas Maldonado a un usurpador de funciones, no al gran líder que él cree que es. Ahora se inicia un proceso crítico a lo interno del PRD ya que la institucionalidad y la cohesión se ven amenazadas una vez más, ahora es el mismísimo PLD el que lo bombardea, el que le tiende trampas y le ofrece manzanas envenenadas atrayendo a su lado al único dentro del partido que ideológicamente se le puede parecer, otro conservador como lo es Vargas Maldonado. Este es el momento de la verdad y el que va a definir si el Partido Revolucionario Dominicano, el partido Social Demócrata, el partido del pueblo, el defensor de la democracia y la justicia social cae rendido en el juego del “Divide et impera” del pacto Fernández-Vargas Maldonado, o se erige una vez más como el dique que pare esta avalancha conservadora neo-balaguerista que se cierne sobre nuestra República Dominicana.

2 comentarios:

  1. Yo creo que hay cosas que no están claras. En Clave Digital dice que MVM estaba acompañado de Virgilio Bello Rosa y de Orlando Jorge Mera. Dice que Ramón Alburquerque no asistió, claro, no porque no sabía, sino porque ¿para qué dar apoyo a quien será su contrincante en las elecciones internas del partido? Por ende, el partido si debe saberlo.

    En cuanto al tema de la reelección, Leonel no podría postularse para el 2012 porque el acuerdo establece que es con efectividad inmediata. En este punto no estoy de acuerdo con que no se fije un límite de dos períodos. Es mi punto de vista que puede haber reelección, pero no sucesiva, hasta que en nuestro país se respete la institucionalidad; y por un máximo de dos períodos.

    Recuerda que JFPG fue partidario de la no-reelección para ser la diferencia en cuanto a Balaguer durante los 12 años y por ser conocedor del irrespeto y las mañas de los políticos dominicanos, pero eso no quiere decir que los tiempos no cambian.

    Ahora, para mi es mejor no tener reelección, que tenerla ilimitada. Reitero, estoy de acuerdo con la reelección interrumpida por al menos un término, y por no más de dos términos en total.

    En cuanto a la reunificación del período de los legisladores, no importa quien salga favorecido (para mi el PRD puede tener una buena tajada del congreso en las próximas elecciones, creo que estarán igualados al PLD), yo lo veo muy mal. Si dicen que es para que no haya gastos en elecciones cada dos años, eso puede o no ser cierto, porque en campaña se va a soltar billete como quiera, el ahorro quizás sería para la JCE.

    En todo lo otro estoy de acuerdo, hay que cuidarse del zorro de Leonel y tener en la mira a MVM para descifrar sus intenciones (aparte de las de hacerse presidente del PRD y del país).

    Ya veremos donde termina todo eso..

    ResponderEliminar
  2. Leonel sí podría postularse en el 2012 ya que la constitución lo abilitaría para esto y el pacto no hace incapie en esto, llamale un loop hole.

    ResponderEliminar