lunes, 13 de diciembre de 2010

Más allá del 4%

En un juego de ideas, vayamos un poco más lejos y pensemos que logramos que se cumpla la ley y que este acto de tiranía menor y estafa a la nación se de por terminado y se le otorgue el 4% del PIB a la educación o el 16% del Presupuesto Nacional. Pensemos en que va a pasar con ese dinero.


Claramente por parte del Estado no existe un interés real por preparar a los Dominicanos para la economía del conocimiento del siglo XXI. Entonces, qué va a suceder cuando los Ministerios educativos vean de la noche a la mañana sus presupuestos duplicados? Estos ministros son puestos allí por los mismos poderes que han violado el artículo 63 de la constitución al transferir los fondos que le corresponden por la Ley 66-97 y sus pronunciamientos al respecto han sido en el mejor de los casos, tímidos. .


¿Son estos ministros los más calificados para emprender una verdadera revolución educativa en la República Dominicana?, ¿Cuentan estos ministros con un plan coherente y basado en las realidades del siglo XXI?, ¿Tienen alguna idea de cómo van a invertir nuestro dinero? Yo sinceramente lo dudo.


Es bueno que empecemos a pensar a largo plazo, no en términos de pequeñas victorias contra el orden establecido. Tenemos que pensar como agentes activos y decisivos en el proceso de la toma decisiones que afectan nuestra cotidianidad. Un país con mejor educación es algo que nos beneficia a todos. Ya hemos tomado el primer paso y hemos demostrado que contamos con la capacidad de actuar de manera organizada y coherente y reclamar por nuestros derechos, no permitamos que esto quede aquí.


La Democracia no es un evento que sucede cada cuatro años, es una realidad palpable en cada acción que tomamos, y más importante aún es algo vivo que si se descuida muere.


No permitamos que la Democracia muera en nuestras manos, continuemos construyendo un país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario