miércoles, 21 de noviembre de 2012

Por qué yo protesto?



Yo protesto porque es mi derecho el quejarme cuando todo lo que me han dicho ha resultado ser una mentira. Me dijeron que vivía en una democracia, que nuestra economía estaba blindada, que se iba a hacer lo que nunca se había hecho, que vivíamos en libertad.

Mentiras, todo no fueron más que mentiras. Como siempre.

Entonces, por qué protesto? Por qué salgo a la calle a reunirme con otros como yo, a “apandillarme” con abogados, arquitectos, empresarios, músicos, escritores, ingenieros, administradores de empresas, publicistas, mercadólogos, sociólogos, profesores, estudiantes y demás?

Salgo porque quiero vivir en una democracia, quiero vivir en una República en la cual el poder le pertenezca realmente al pueblo y no a los políticos, una democracia en la cual no existan más de 300 viceministros y en la cuál el Estado sea parte de la solución, no el mayor problema. Yo salgo y protesto porque quiero que el Estado se meta lo menos posible en mi vida, porque quiero que el poder retorne al pueblo y sea éste el que tome las decisiones, no un grupo de políticos desconectados de la realidad y engrandecidos a base de los impuestos que yo y todos los dominicanos pagamos.

Salgo a las calles porque quiero pagar menos impuestos, quiero que se creen más trabajos, quiero que se acabe con esta fantasía que nos han vendido de que a más impuestos más progreso y mejor calidad de vida, cuando en la realidad todo ha sido una gran mentira. Salgo y pido que la libertad le sea retornada a cada uno de los que integran el pueblo, que nos devuelvan el poder de decidir nuestras vidas, que nos devuelvan el poder de gastar nuestro dinero en lo que querramos; no en villas, apartamentos, carros de lujos, Yuleidis, cenas y tantas otras cosas en las que los despilfarran nuestros supuestos representantes y empleados.

Nuestra República ha sido secuestrada por las clases políticas y por esto protesto, para recuperar nuestro Estado, para reducirlo, para eficientizarlo, para acabar con tantas mentiras. Protesto para poder vivir en un país en el cual el desarrollo no se mida por la cantidad de elevados, túneles y líneas de metro sobrevaloradas que se construyen, un país en el cual el desarrollo no se cuantifique en cemento, sino en calidad de vida. Quiero vivir en un país en el cual el desarrollo se vea en los ojos de cada uno de los dominicanos; que se mida por la educación que recibimos, por las oportunidades de desarrollo personal, por el sistema de salud que tenemos, por los trabajos que conseguimos; no por los picapollos y los trescientos pesos con que los políticos humillan a nuestra población. .

En fin, salgo a la calle a protestar pidiendo por una revolución. Esperando que en algún momento ese cambio real llegue, que la democracia se instale y el poder le sea devuelto al pueblo, esperando que la libertad retorne a cada uno de nuestros hogares, soñando con que algún día los dominicanos van a dejar de querer irse de este su país y van a poder vivir en una verdadera República.

1 comentario:

  1. Me fascina este escrito. Cuanta Patria hay en esto y en ti. Te felicto por esos nobles pensamientos y sentimientos. Le doy gracias a Dios que aun hay Dominicanos Reales en nuetro pais como tu.

    Mis respetos para ti!

    Sakudos.

    ResponderEliminar